De madres guerreras, hijas guerreras

15 mayo, 2019 2 Por Lucy LCTC
De madres guerreras, hijas guerreras

Hoy es el Día Internacional de las Familias y sociedades inclusivas; un día para «crear conciencia sobre el papel fundamental de las familias en la educación de los hijos» e hijas. Así que este día, nos da la oportunidad de reconocer y analizar cuestiones que afectan a su evolución.

Con frecuencia se pone en tela de juicio los tipos de cuidados que pueden recibir los hijos de madres consumidoras. Se cuestiona si el consumo puede llevar a desatender, escatimar o despreocupar los cuidados que brindamos a nuestros menores a cargo. Se tacha, se señala con el dedo.

En Las Chicas También Cultivan seguimos empeñadas en romper con todos estos estigmas en torno a la maternidad y el cannabis. Recientemente os contamos un poquito sobre María y Gemma -fundadoras de la casa- y sus vivencias como madres consumidoras de cannabis. Esta vez queríamos cambiar la óptica, darle la vuelta a la tortilla. Y para ello les hemos preguntado a sus hijas.


Clara (post madres e hijas)
Carla

Gemma describe a Carla como una persona luchadora, revolucionaria y feminista.

María tuvo a Sara con 22 años y se siente muy orgullosa de ella; «es un torbellino de energía que revoluciona con su sola presencia. Una chica vestida de nobleza».

  • ¿Qué es vuestra madre para vosotras?

CARLA: Mi madre para mí, es una mujer que lucha por sus creencias hasta el final. Siempre trabaja para un futuro mejor no sólo para nosotros, si no que para todo aquel que quiera acompañarla en el camino.

SARA: A parte de ser la persona que me dio la vida, a la que siempre podré dedicar una mirada, o un “te quiero”, ella es la persona que nunca me va a faltar ni fallar. Tenemos una enorme confianza; pienso que no muchas madres pueden transmitir la confianza como para hacer confesar a su hija muchas de las cosas que le he contado. Nuestro carácter es igual, y eso a veces choca entre nosotras, pero eso son cosas que tienen que pasar.


Sara (post de madres e hijas)
Sara

  • ¿Habéis tenido que excusar, defender o explicar el consumo de cannabis de vuestras madres?

SARA: Muchas veces. He oído comentarios de todo tipo, y en todos ellos estoy presente para dar la explicación apropiada. De hecho, en mi círculo de amistades llama mucho la atención que mi madre sea consumidora y trabaje en el sector.

CARLA: Mis amigos de confianza sí saben que tanto mis padres como yo, somos consumidores de cannabis. Pero no voy hablando abiertamente del tema fuera de mi círculo más cercano.

  • ¿Le encontráis ventajas a tener una madre consumidora de cannabis?

CARLA: Siempre. A nivel cannábico ha sido muy ventajoso en mi vida. Desde que mi madre se enteró de que era consumidora de cannabis, siempre ha intentado educarme a su nivel, para tener todos los conocimientos necesarios.

SARA: Para mí, tiene más ventajas. Sobretodo a nivel sociocultural. Gracias a su trabajo y experiencia, he aprendido muchas cosas del cannabis; sus usos y funciones. Como desventaja, pueden presentarse «críticas» hacia este trabajo; pero vamos, que esa gente no suele tener ni la más mínima idea.

  • ¿Halláis diferencias en la forma que os han educado en casa frente a la del resto de vuestros amigos o compañeros?

CARLA: Sí; los valores, la educación que me han dado sobre cannabis, ¡no tiene ni punto de comparación con el que los padres de mis amigos les pueden dar! Piensa que muchos padres, no tienen conocimiento siquiera de que sus hijos son usuarios de cannabis.

SARA: No estoy muy en la onda de la educación que reciben. Pero sí que es verdad que muchas de las personas que he conocido han tenido diferencias en la atención con sus padres, y sobretodo, las normas de convivencia.

  • ¿Cómo valoráis el modo en el que vuestros padres abordaron con vosotras el tema de las drogas?

SARA: La información por la que pudiera tener interés sobre este tema, siempre se la he pedido a mi madre. Mi padre siempre ha tenido otra visión de la vida. Hubiera cambiado la forma de él; en vez de decir que las drogas son malas y matan, se puede informar sobre sus usos e inconvenientes, y transmitir eso.

CARLA: Estoy encantada con la naturalidad con la que mis padres han abordado el tema conmigo y con mis hermanos; siempre desde el respeto y brindando toda la información que tienen sobre ellas. La verdad es que en mi casa, el cannabis no es tratado como una droga. Oírlo nos causa un poco de risa, porque creemos que ayuda a mucha gente.

  • ¿Os sentís con la responsabilidad de continuar por el camino de educar sobre el consumo responsable? ¿Tenéis alguna posición frente al cannabis, consumo o legislación?

SARA: Suelo dar consejos a personas de mi edad con menos experiencia o conocimientos. Sobretodo a más pequeños. La sociedad nos impone unas ideas muy diferentes sobre el cannabis…

CARLA: Yo quiero que se legalice… No me gusta acudir al mercado negro, a una esquina de la calle. Intento autocultivarme, pero no siempre me es posible.

Las hijas de guerreras, serán también guerreras. En ellas residen valores tan importantes como los que la mejor de las madres querría para sus hijas. Con el añadido de que han visto a su madre autocultivarse, aunque ello le llevase a nadar contracorriente. Y sobretodo, han visto. Porque lo mejor es mostrar con hechos. Y vivir sin miedos.

«Me encanta llevar wiska a casa, y reírme con la wiska de mi madre»

Carla

Autora: Lucy Bernal